La fotografía de moda me escogió a mi

Entrevista para Vistar Magazine

Por: Alejandra A. Alonso

La primera vez que tuvo una cámara en sus manos era solo una niña, sin embargo, nunca pensó en la fotografía como un medio de vida o una carrera profesional. Ahora, en su pink house del Vedado, confiesa que su verdadera vocación es la actuación, pero que al experimentar lo difícil que era toparse con papeles que valieran la pena, encontró detrás del lente una segunda y muy válida oportunidad para poder expresarse. Así, lo que empezó como un hobby, fotografiando a sus amigas actrices en su pequeño estudio, se fue trasformando en un camino que, según contó, le salvó la vida.

May Reguera no es de las personas que esperan sentadas y con los brazos cruzados hasta que llegue el pelotazo del éxito, sino que ella misma se aclara el alma y se alinea los chacras. Pues, cuando el arte es más fuerte que uno, expresarse se convierte en una emergencia del alma.

Esta joven de 27 años ha conseguido fraguar con su look un sello de identidad que cualquier modelo envidiaría: cabello corto, poco maquillaje, pasión por las prendas vintages. Una Tilda Swinton caribeña que ha sabido sacarle partido a su imagen discretamente andrógina (muchas veces rechazada por los direc- tores cubanos de televisión) como parte esencial de su obra fotográfica.

“Supongo que sigo teniendo ganas de estar frente a la cámara porque no ha dejado de gustarme la actuación. De hecho, muchos de mis autorretratos se estimulan por experiencias que he tenido como actriz. En el mundo del espectáculo siempre me ven de una forma, me encasillan mucho por mi físico, no me dan los papeles porque dicen que parezco extranjera cuando,

en realidad, soy hasta guajira. Hace un tiempo, empecé una serie de autorretratos donde recreo personajes diferentes en cada extensión de mi casa. La idea es salir muy distinta en cada foto y, de alguna manera, mostrar que los actores podemos desdoblarnos. No hay una sola May, sino muchas aristas dentro de mí. No significa que, si eres rubia de ojos claros, solo puedas hacer de princesa”.

Reguera creció en Cruces, un pequeño pueblo en la provincia de Cienfuegos, sin acceso a un profundo conocimiento de la alta costura y, aunque asegura que pocas veces tuvo en sus manos una revista de moda, hoy es una de las fotógrafas cubanas más populares en este campo. Hasta la fecha, Reguera ha fotografiado a personalidades del arte y la cultura como Veronica Lyn, Mirtha Ibarra, Eslinda Nuñez, Fernando Pérez, Luis Alberto García, Jorge Perrugorria, Yissi Garcia, Alejandro Falcón, Gloria Torres, entre otros.

También ha trabajado para las revistas Cubaplus, Cache Cubano y Garbos, esta última, autonombrada primera publicación de moda en Cuba después de 1959.

“Llegué modelando a la revista Garbos y, como habían visto mi trabajo anterior, me invitaron a colaborar como fotógrafa y me lancé. Garbos fue un medio que me dio espacio para realizarme profesionalmente y a raíz de eso, empecé a estimular y compartir mis fotografías en las redes sociales. Tenía un amigo que me había hecho una página como actriz, pero me daba pena subir exclusivamente fotos mías, luego, cuando empecé a retratar modelos y artistas visibilicé mi trabajo también en esa plataforma y de alguna manera la gente empezó a seguirme en las redes”.

“Cuando empecé en la revista trabajaban más fotógrafos, pero después me quedé prácticamente sola. Tuve que asumir muchas sesiones de foto en un mismo mes y eso encendió una chispa dentro de mí que me motivó a hacer cosas diferentes, arriesgadas, a lograr que las fotos dentro de un mismo número no se parecieran para que no fuera aburrido. A veces, comparo mis primeros retratos a las cosas que hago ahora y veo un crecimiento” .

¿Para ti la fotografía de moda es un medio de vida o parte de tu realización artística?

“La verdad es que no la elegí, de alguna manera, ella me eligió a mí, porque fue la primera oportunidad que tuve para que alguien se interesara en mi fotografía como algo profesional. Nunca me imaginé haciendo fotografías para una revista de moda, pero al  final este ha sido el campo donde he podido mejorar, crear, entrenar y, bueno, se convirtió también en un trabajo que gozo mucho”.

¿Hasta qué punto han influido en tu carrera como fotógrafa tus estudios previos de actuación?

“Muchísimo, mi fotografía se define por la necesidad de que la persona esté expresando algo y creo que esas son cosas que vienen de la actuación: hacer un estudio al personaje, entender cuáles son sus circunstancias, qué lo rodea, qué lo hace como ser humano. A la gente le cuesta trabajo abrirse, relajarse, mostrarse, entonces, es en ese viaje no forzado donde trato de llegar a la persona que voy a retratar”.

¿Has enfrentado momentos difíciles a lo largo de tu carrera como fotógrafa?

Siempre va a haber gente que le guste tu trabajo y gente que no, pero creo que eso es normal. Siento que hay tantos buenos fotógrafos en el mundo haciendo cosas maravillosas, entonces, lo difícil pudiera ser que ya te llamen fotógrafa y que otros no te vean así, pero tampoco tengo un problema con eso. Me gusta lo que hago y lo seguiré haciendo porque cuando fotografío me siento poderosa.

¿Qué es la fotografía para May Reguera?

“Un escenario donde puedo expresar lo que quiero, cómo me siento y cómo me gustaría que fueran las cosas en la vida real”.

“Para mí, cada sesión de fotos es como empezar de cero. Siempre van a haber cosas nuevas por descubrir. Creo que como artista si dejas de superarte no vas a crecer más y yo, quiero seguir creciendo”.

vistarmagazine.com

J U N – 2 0 1 8 65

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s